Saltar al contenido

Guerra de oficinistas, no de futbolistas

agosto 3, 2020

Durante las últimas semanas hemos visto un gran número de equipos emitiendo comunicados en los que no aceptan el resultado final de sus ligas.

La liga del Coronavirus se reanudó creyendo que el fútbol podía controlar la pandemia de puertas para adentro. Hablaban de hoteles exclusivos, aislamiento. Querían poner puertas al campo.

Es curioso porque al inicio del confinamiento se detectaron algunos casos. En el Espanyol más de 6, pero los pericos se unieron a la fiesta creyendo que iban a jugar mejor.

Han hecho barbacoas con otros compañeros y sus parejas. Pero hubo suerte y nadie se contagió durante la liga.

Sólo han saltado las alarmas en segunda división. Con el emblemático caso del Fuenlabrada y sus tropecientos contagios. Después fue el Almería, Sevilla, Zaragoza y el Mariano

Ahora los equipos que peor lo han hecho -encabezados por el Depor- se están dedicando a emitir comunicados para evitar perder la categoría. Hay quienes los critican, pero nadie quiere morir sin luchar hasta el último segundo.

Son como el que salta de un edificio y a mitad de camino trata de agarrarse a una ventana para salvar la vida.

Algunos dicen que lo que se ha perdido en el campo no se recupera en los despachos. Pero olvidan que esta guerra ya no es de los futbolistas, sino de los oficinistas.

Mientras los futbolistas veranean en yates al margen de todo este jaleo, los directivos buscan grietas legales para que éstos puedan seguir navegando como lo hace El Bribón por la costa mediterránea.

¿Cómo aficionado perdonarías que los directivos de tu club no luchasen hasta el último punto de la ley? Clic para tuitear
Leer entrada anterior
En segunda me enamoré del Espanyol

Corría la temporada 1993-94 cuando descubrí que amaba al fútbol. Esa era Leer más

Cerrar