Saltar al contenido

El fútbol fue mi Coronavirus

marzo 14, 2020

Solo llevamos un par de días encerrados en casa, pero han sido suficientes para revivir sensaciones que había olvidado. Hablo sensaciones que, a pesar de no ser consciente de ello, me acompañaron durante toda mi carrera como futbolista profesional.

Aislamiento

A pesar de estar viviendo de lo que más me gustaba -jugar a fútbol- a menudo me sentía aislado del mundo al cual quería pertenecer cuando no estaba vestido de corto. Por ejemplo, cuando jugaba en el Southampton FC, a las 14h ya había acabado mis obligaciones con el club. El resto del tiempo me pertenecía.

My house

¿Qué podía hacer con tanto tiempo libre y dinero?

Para cualquier persona que lea esto esta pregunta tiene una fácil respuesta, pero no es tan sencillo. Podía ir de compras, podía hablar por teléfono o por Messenger, podía ir al cine. Pero de alguna manera me sentía limitado porque mi situación allí no era algo natural. Yo estaba en Inglaterra para jugar a fútbol -al menos esa era mi percepción- y toda mi atención estaba centrada en ser futbolista del Southampton, sin tratar de ser un ciudadano de Southampton.

Eso fue un gran error por mi parte, pero con 19 años, viviendo solo, es difícil saber cuál es el camino correcto para alcanzar tus metas. Carecía de un mentor.

Vivía confinado

El fútbol era lo que me mantenía confinado en un país llamado Inglaterra. Cuando veo a la gente llenando carros con comida para encerrarse en casa me veo a mí mismo. Tenía de todo, pero me seguía aburriendo.

Un partido cualquiera con el equipo reserva

En Twitter he visto como algunos futbolistas pasan estos días de encierro jugando a la PlayStation. Sonrío porque era mi día a día. La consola conseguía rellenar unas cuantas horas de mi día, pero el vacío seguía allí.

Quería ser libre

Con 20 horas por delante hasta el siguiente entrenamiento, me dolía no poder ir a ver a mi familia y mis amigos. ¿Para qué me sirve esta vida si no puedo disfrutarla por las tardes con los míos? Me preguntaba mientras huía de la policía en el Grand Theft Auto.

Mi libertad estaba limitada por la obligación de tener que volver al entreno el día siguiente.

Podéis creerme: creo que mucha gente durante estos días podrá sentirse como un futbolista adolescente profesional fuera de su hogar. Al final, lo que nos llena no es tener mucho, sino ser libres para poder decir una tarde cualquiera: “voy a ver a mis abuelos”. Pero no podía acercarme, porque el fútbol era mi Coronavirus.

Leer entrada anterior
Carta abierta a Eder Sarabia

Apreciado (desde el clásico) Eder Sarabia, Te escribo esta carta porque he Leer más

Cerrar