20 lecciones de Kareem Abdul Jabbar a los jóvenes de 30 años


A mis 36 años me he topado con un texto de Kareem Abdul Jabbal donde enumera 20 cosas que le hubiera gustado saber con 30 años. Muchos estamos a tiempo y podemos inspirarnos en sus palabras para dejar de procrastinar(dejar cosas para hacerlas más adelante y luego nunca hacerlas).

 (AP Photo/Victor R. Caivano)

Kareem Abdul Jabbar
Cuando tenía treinta años, estaba viviendo mi sueño. Yo ya había logrado más de lo que me propuse lograr profesionalmente: máximo anotador de la NBA, mejor reboteador, mejor bloqueador, mejor jugador, All-Star. Pero el éxito puede ser cegador. Cometí errores. Un montón de ellos. De hecho, a veces me gustaría poder subir a una máquina del tiempo y volver atrás para hacer las cosas con más sentido que cuando tenía treinta . Si pudiera, aquí están los consejos que me daría a mí mismo:

Squire Magazine

1. Sé más sociable

Mi timidez e introversión de esos días todavía me persiguen. Los aficionados se sintieron ofendidos, los periodistas insultados. Nunca fue mi intención. Cuando estás en el escenario público todos los días de tu vida, la gente piensa que buscas la fama y llamar la atención. Para mí, fue todo lo contrario. Me encantaba jugar al baloncesto, y me gratifica enormemente que tantos fans apreciaran mi juego. Pero cuando estaba fuera de la cancha, me sentía incómodo siendo el centro de atención. Rara vez  asistí a fiestas de celebridades. En los vuelos de los partido, leía libros de historia. Básicamente, era un nerd de incógnito que acababa de pasar a ser también bueno en baloncesto. Interactuar con un montón de gente era como coger a alguien que tiene un miedo mortal a las alturas y colgarlo en un balcón en lo alto del Empire State Building. Si pudiera, me gustaría decirle al  nerd Kareem que debía abrirse más,  y dejar el libro que estaba usando como escudo, para participar de la vida.

Lan Pham

2. Interésate por tus antecedentes familiares

Ojalá me hubiese sentado con mis padres y les hubiese hecho más  preguntas acerca de nuestra historia familiar. Siempre pensé que habría tiempo y lo seguí posponiendo porque, a los treinta años, estaba demasiado involucrado en mi propia vida como para interesarme por el pasado. Estaba tan concentrado en hacer que mis padres se sintiesen orgullosos de mí que olvidé preguntar algunas de las preguntas más básicas, como la forma en que se conocieron, cómo fue su primera cita, y así sucesivamente.

3. Ten una cultura financiera

“Colega, ¿dónde está mi dinero?” Es el grito de guerra de muchos ex-atletas que se preguntan qué pasó con todos los grandes dólares que ganaban. Algunos sufren de malas inversiones o gastos locos, y otros de no prestar mucha atención. Yo era parte de ese grupo de jugadores. Yo elegí a mi gerente financiero, que más tarde se descubrió que no tenía formación financiera, lo escogí porque otros deportistas estaban con él. Esa es la mentalidad del atleta típico porque estamos acostumbrados a confiar en nuestros compañeros de equipo, por lo que extendemos esa confianza a los asociados con nuestros compañeros de equipo. No comprobar sus credenciales nos llevó a seguir sus consejos e invertir en negociosos que a punto estuvieron de llevarme a la bancarrota. 

La mejor escena de Any given Sunday
Hey, Kareem de 30 años: aprende sobre finanzas y estate al tanto de dónde está tu dinero en todo momento. Como dice el refrán: “Confía, pero verifica”. Clic para tuitear

4. Toca el piano

Tomé clases cuando era niño, pero, al igual que un montón de niños, no seguí con ello. Tal vez sentía demasiada presión. Además, mi padre había ido a la Julliard School of Music y había tocado  regularmente con algunos grandes músicos de jazz. Mirando hacia atrás, creo que tocar el piano me hubiera dado una relación más estrecha con mi padre y me habría dado otra salida artística para expresarme mejor . En 2002, por fin empecé a tocar, se me daba muy bien, pero no lo suficiente  como para tocar las fiestas, pero sí lo suficiente bueno para poder leer música y sentirse más cerca de mi padre.

5. Aprende francés

Mis abuelos eran de Trinidad, donde, a pesar de que ser un país de habla inglesa, el sistema escolar fue iniciado por los franceses. Cada vez que mis abuelos querían decir algo que no querían que yo supiera  hablaban francés. El lenguaje me parecía sofisticado y misterioso. Además, puedes ganar puntos extras a lo James Bond y puedes pedir en francés en un restaurante francés.Eso debe ser muy gratificante.

6. Sé un manitas

Yo siempre quise ser una de esas personas que, cada vez que algo no funciona dice: “Yo lo arreglaré.”Kareem Abdul Jabbal. Clic para tuitear

Me gusta la idea de “Walden” (Henry David Thoreau) de completa independencia. Crear mi propia casa, limpiar los carburadores, saber qué son los carburadores. Recientemente, mi lavadora se rompió e inundó todo el piso de abajo. Me vi obligado a permanecer de brazos cruzados esperando a  que un fontanero llegara mientras que el agua se elevó alrededor de mis tobillos porque yo no sabía cómo cortar el desastre.

7. Sé paciente

La impaciencia es el idioma oficial de la juventud. Cuando eres joven, quieres correr a la siguiente bas , incluso antes de saber dónde se encuentra.  Una de mis citas favoritas es del filósofo Arthur Schopenhauer:. ‘Talento es dar en el blanco que nadie más puede golpear, el genio da en el blanco que nadie más puede ver”. Creo que la clave para ver la meta que nadie más puede ver es en ser paciente, esperar a que aparezca para que poder hacer lo correcto, no sólo lo conveniente. Aprender a esperar es uno de los mayores logros que he conseguido con la edad.

8. Escuchar más que hablar

Es lo único que voy a decir al respecto

9. La profesión no es tan importante como la familia

Cuanto mejor estás en tu trabajo, mayor es la recompensa -económicamente y espiritualmente- por hacerlo. Sabes cómo resolver los problemas por los que recibes elogios y dinero. La vida en el hogar es más caótica. Resolver problemas no viene con un manual y nadie está aplaudiendo o tirando el dinero si lo haces bien. Es por eso que tantos profesionales jóvenes pasan más tiempo en el trabajo con la excusa de “me estoy sacrificando para mi familia.” Bullshit (Y una mierda). Aprende a aceptar el caos de la vida en familia y disfrutar de las pequeñas victorias. Esto me pasó una noche después de que habíamos ganado un partido especialmente emocional ante los Celtics. Había dejado el estadio de escuchar a miles de extraños cantando “Kareem! Kareem! “Me sentía a tope con la sensación de logro, por mí, para los Lakers, y por los aficionados. Pero cuando entré en mi casa y mi hijo me dijo: “¡Papá!” La victoria, el canto, la tabla de posiciones, todo se desvaneció en un recuerdo lejano.

10. Tener razón no es lo más importante

Kareem, aprende a parar. ¿Crees que ser honesto te inmuniza contra las consecuencias de lo que dices? Recuerda la letra de Paul Simon, “No hay dolor debajo de tu honestidad.” Así que tal vez no es tan importante ganar un argumento, incluso si sabes que tienes razón. A veces es más importante tratar con un poco de ternura y parar.

11. Cocina más

Después de divorciarme dejé de poder comer buena comida casera así que tuve que aprender a cocinar. Además, parecía impresionar a las mujeres si conseguía cocinar una buena comida. Una vez,  al poco de empezar a cocinar para mí, tuve una primera cita con una mujer y tenía muchas ganas de hacer una buena impresión. Por supuesto, podría haber hecho lo típico: restaurante de lujo, la firma de autógrafos, adulado por camareros y el personal. Pero yo quería que fuera especial, así que me decidí a cocinar para ella, todo, desde la sopa hasta el postre. Algunas mujeres se asustan  un poco al ver un “hombre negro de 2’18m con un cuchillo de cocina y un delantal de carnicero, pero se aprecia el esfuerzo. Lo cual era gracioso porque la sopa estaba un poco salada, la carne demasiado cocida, y el flan un poco aguado …

12. Al elegir a alguien, la compasión es más importante que la pasión

No estoy diciendo que no debería ser un apasionado. Eso es un hecho. Pero busca signos que muestren genuina compasión hacia los demás. Eso te mantendrá interesado en esa persona mucho más tiempo.

13. Haz una cosa cada día que ayude a una persona

No se trata de caridad, se trata de ayudar a una persona y conocer su nombre. Esto es tan sencillo como llamar a tus padres, ayudar a un compañero, o prestar tu álbum de jazz favorito a un colega.

14. Haz más por la comunidad

Esto trata de caridad, me refiero a que se beneficien de tus actos personas  del barrio cuyos nombres no conoces. Siempre se puede hacer más.

15. Haz una cosa cada día que tengas ganas de hacer

Es fácil quedar atrapado en las enormes responsabilidades de la vida diaria. La lista de tareas se puede tragar tu día. Por lo tanto, me gustaría insistirle a mi yo más joven que se aseguré de tener algo que hacer.

16. No te apresures a juzgar

Es la naturaleza humana juzgar al instante a los demás. Tenemos muchas prisas por dar nuestro veredicto,y a menudo la gente se equivoca-especialmente a los treinta años- cuando se es una estrella del deporte que recibe elogios de gente todos los días. Nos perdemos la posibilidad de conocer a algunas personas excepcionales, estoy seguro de que yo también lo he hecho muchas veces. Creo que la mayor ironía de este consejo es que está viniendo de un negro estratosféricamente alto que vivir siendo pre-juzgado. Y tengo toda una vida de comentarios hirientes para probarlo. Sin embargo, eso no me impidió hacer lo mismo a los demás. Hay que sopesar la alegría de la satisfacción obtienes de manera arrogante, esto puede hacerte sentir mal por haber tratado a otros como un auténtico capullo.Un amigo mío me dijo que habitualmente asiste a todas sus reuniones de la escuela secundaria para poder pedir disculpas a todas las personas que maltrataba entonces. Ahora está en su cuadragésima reunión y aún sigue disculpándose.

17. Al romper con tu pareja no siempre se puede seguir siendo amigos

Me las he arreglado para seguir siendo amigo de muchas de las mujeres con las que he salido, porque realmente me gustaban y las respetaba. Pero a veces las emociones son demasiado profundas y los esfuerzos para seguir siendo amigos son duros. A veces funciona pero para la otra persona puede ser complicado y  es mejor dejarla ir.

18. Ver más televisión

Sí, has oído bien, pequeño Kareem. Es muy bueno que usted siempre tenga la nariz en los libros de historia. Eso ha hecho que tenga más conocimiento acerca de su pasado. Pero la cultura pop es la historia contínua y ver algunos de los programas más populares de cada época revela mucho acerca de la persona promedio, mientras que los libros de historia a menudo solo hablan de los poderosos.

19. Haz más yoga

Haz más yoga. Ya sé que haces yoga, Kareem, es por eso que has sido capaz de jugar tanto tiempo sin lesiones importantes. Pero hacer más, no es sólo por los beneficios físicos, es por los beneficios mentales que serán útiles en los próximos años, cuando tu casa se incendie y pierdas la colección de jazz , cuando pierdas contra los Pistons en un play off de cuatro partidos en tu última temporada.

“Yoga” de Janelle Monae

20. No todo tiene que ser perfecto

Relájate, K-Man. Algunas cosas se pueden arreglar, algunas cosas no puede ser. La decisión  para saber qué es o que se puede solucionar se llama MADUREZ.

Documental maravilloso sobre Kareem Abdul Jabbal Clic para tuitear

Más contenido interesante es mis dos libros publicados en  Amazon. En Fútbol B dedico un capítulo a tener inquietudes .

👋

En “Ulises: diario de un futbolista pobre” puedes encontrar muchas de estas carencias en el personaje protagonista, ULISES. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.