Saltar al contenido
junio 7, 2021

Querido Aymeric, 

Te escribo esta carta porque he visto que se armado revuelo tras a la pregunta que te hizo un periodista en tu última rueda de prensa: ¿Tú te sientes plenamente español? Te has criado en España, está claro que eres español, desde cadetes en el Athletic. 

Quizás la pregunta fue inesperada, lo que ha provocado que la mayoría de los medios y aficionados la haya tachado de inoportuna. Desde mi punto de vista, la pregunta no es tan descabellada. 

Y viendo el contexto, tiene mucho sentido –te han convocado para la Eurocopa sin haber participado en la previa-, pero lo que pasa es que estamos acostumbrados a que los periodistas hagan las mismas preguntas y los jugadores den las mismas respuestas. No creo que sea la pregunta más inoportuna del mundo. Imagino que conoces el caso de algún jugador vasco al que se le ha cuestionado el compromiso. 

Mikel San José: “Que vaya a la selección y un chico de Madrid me pregunte si en el colegio nos enseñan a hacer bombas…” 

Aunque no lo creas, ese tipo de preguntas son de agradecer porque dan pie a dar tu punto de vista y explicarte de cara a los aficionados. Aunque eso lo digo con 39 años, habría que verme ante una situación así con 27… (seamos honestos, habría sabido contestar con la misma contundencia que hoy porque pertenezco a una generación hija de dos naciones). En mi caso son España y Guinea Ecuatorial, pero tengo amigos que como yo llevan toda la vida en España, ya sea porque nacieron aquí o llegaron siendo niños desde Marruecos, Perú, República Dominicana, Nigeria, etc.  

Llevamos contestando las mismas preguntas toda la vida.  

“¿De dónde eres? De aquí. Me refiero a dónde naciste. En Canarias. ¿Pero de dónde son tus padres? De Guinea.” Esto mi hermano. Yo he tenido que explicar mil veces que llevo desde los once meses en España, soy hijo de legionario (en Fuerteventura).

No te voy a negar que sonreí al verte contestar una pregunta que normalmente se les hace a las personas de piel morena. Pero creo que sé por qué te hizo la pregunta ese periodista y, sin embargo, no se la ha hecho a Marcos Senna, Donato, Diego Costa, Ansu Fati o Adama Traoré: Porque tiene una visión del mundo colonial y euro centrista. Que africanos y sudamericanos quieran ser españoles para una mentalidad colonialista es normal. Puede aceptar que una persona de un país al que él considera inferior tenga deseo de pertenecer a España, pero no le entra en la cabeza que un francés se nacionalice español, porque considera que se está pasando al rival fronterizo, un país desarrollado como España. Son los rastros de la colonización. 

En favor del periodista tengo que decir que no es habitual que jugadores pertenecientes a países europeos escojan otra nación del mismo continente. Hay un francés que debe estar arrepintiéndose de haber sido internacional con Francia: Jean Pierre Gignac. Actualmente el máximo goleador de la historia de la liga mexicana. Sin duda se siente tan mexicano como el que más. Pero no conozco el caso de ningún francés que se haya pasado a otra selección europea. 

Saliste bien del paso, pero estoy seguro de que, ya en tu habitación, encontraste respuestas más contundentes. Te fuiste con la misma sensación que te queda cuando te dan mal el cambio y no vuelves a reclamarlo. Se nota cuando inicias tu respuesta diciendo: “Es una pregunta bastante fuerte”. Lo ideal era una respuesta fuerte, pero saliste airoso y con clase. 

Después del apoyo popular puedes estar tranquilo porque, si las cosas no van mal no serás un Juanito Muller. Un esquiador alemán nacionalizado español que dejó de serlo cuando le pillaron en los controles antidopaje.  

Tienes a todo el mundo a tu favor. Si las cosas van mal no te van a culpar porque sería darle la razón al periodista. Y si las cosas van bien, sería hacerle un zasca al periodista, estás en una situación de ventaja. 

Pero, aun así, creo que la pregunta está bien planteada, porque tu caso no ha sido como los de Marcos Senna, Donato, Diego Costa y otros jugadores nacionalizados. Estos no parecían tener ninguna posibilidad con sus nacionalidades de origen. No fueron causa de una decisión de última hora, aunque tenemos también el ejemplo de Mariano Pernía, que fue convocado a un mes vista de un mundial. 

Pero volviendo a lo que te decía, te lo dejaron a huevo para responder lo que vengo respondiendo, yo y todos mis paisanos, desde que somos niños: tengo dos países. Hay personas que son incapaces de comprenderlo porque no tienen dos nacionalidades. Yo soy guineano y español. 

He jugado para la selección de Guinea Ecuatorial y para la de España. Y si te digo la verdad, te puedo decir sin ningún problema que soy tan guineano como español sin la necesidad de aprobación por parte de terceros. 

Dejo una respuesta para el siguiente que se encuentre en una situación similar: 

“Me siento francés, pero también me siento español y tengo el enorme privilegio de poder representar a España en un torneo tan importante”. 

Con un poco de “suerte” te llevas un golpe en la nariz jugando con la camiseta blanca y consigues una foto lleno de sangre. Eso vende mucho entre los más casposos.  

Aymeric, no te lo tomes como algo personal, eres más español que la paella con chorizo. 

Leer entrada anterior
El fracaso no existe en el futbolista

¿Existe el fracaso en fútbol?  Buena pregunta -me digo a mí mismo- Leer más

Cerrar