Saltar al contenido

Un día normal en la Premier League (2001)

octubre 9, 2015
Jacinto Elá Eyene

Southampton es una ciudad que tenía vida gracias a su prestigiosa universidad. Además, tiene el mejor clima de Inglaterra; los domingos siempre hace sol. Allí más que en ningún sitio, estaba justificado que el domingo se llame Sunday (día soleado).

Pero el orgullo de los habitantes de esa villa marítima era su equipo de fútbol: The Saints. Y yo, como jugador, os voy a relatar cómo era un día normal en el año 2001, sin redes sociales ni YouTube.

Morning

8h Normalmente no desayuno en casa, quizás una pieza de fruta y poco más. Cuando me levanto me aseo y enciendo el ordenador. No en ese orden precisamente. Suelo sintonizar la Cadena Ser online y ojeo el Marca. Es una manera de mantener el contacto con España. Al menos 2 veces a la semana me desvío de mi camino habitual para pasar por el centro de la ciudad a comprar el Marca, el Mundo o El País, cualquier diario español es válido aunque sean del día anterior. Sí, del día anterior. Uno necesita esa especie de unión con su país cuando está fuera.

Hoy, como cada día, la sesión de entreno empezará a las 10h, siempre estoy ahí como más tardar a las 9h. Nunca nadie me ha dicho que deba estar a una hora especifica pero está claro que llegar 15 minutos antes no parece una idea brillante.

8:25h Salgo de casa a una hora prudente para evitar llegar tarde y tener que dar explicaciones con mi pobre inglés. Con 19 años debo llegar de los primeros al vestuario y sonreír a todo el mundo.

El camino no me lleva más de 20 minutos en mi Chrysler Neon, de los coche más modestos del parking con diferencia (hay que tener en cuenta que había Ferraris, Porsches y Bentleys entre otros). No hay día en la que no veo pasar a James Beattie adelantándome en su Porsche.

8:50h Llego a las instalaciones, me cambio y me dirijo al dining room para desayunar. Más o menos siempre lo mismo; a cup of tea y unas tostadas con mantequilla y mermelada.

El desayuno no me lleva más de 20 minutos, mientras vemos las noticias en el canal Sky Sports, que está sintonizado día y noche, como en los bares de España que solo ponen Telecinco.

Hasta que no llegué aquí, el té para mí no existía. Normalmente desayunaba Colacao pero aquí beben té hasta los niños.

9:10h A esa hora ya estoy dentro del vestuario, integrándome en la cultura inglesa del equipo (nada de Shaakspeare, solo bromas).

A veces hago de recadero y me hacen ir a buscar una jarra de té. Pero lo tengo que preparar… ¡y los muy cabrones lo puntuaban! Todo esto y aún no me he calzado las botas; lo hacen para que no me olvide de que a pesar de ser un fichaje extranjero sigo siendo un chaval de 19 años.

Me siento entre Matt Le Tissier y Jo Tessem, en frente tengo a Agustín Delgado, Kleber Chala y Francis Benali. No me puedo quejar, todos son bastante cachondos. Matt siempre dice lo mismo: Good morning lad! how you doing? Y yo contesto- Good morning Matt, I’m fine thanks.

Jo Tessem intenta practicar español conmigo y siempre se suele unir Anders Svenson, ambos tienen interés en practicar español y supongo que el hecho de ser extranjeros les incita a ser cordiales. Agradezco la empatía. Con quien no hablo nunca en inglés es con Dan Petrescu, vaya fenómeno, siempre en español.

Noon

12:30h Entrenemos o no por la tarde, comemos en el comedor. Algunos disimulan, se sirven poco y se van a comer a otro sitio.

Yo normalmente como en el dining room porque puedo practicar inglés y porque la comida está buena. Es lo más parecido a sentirme en casa. No hay día en el que no comiese jacket potato. No era lo más sano, pero el tema nutrición por aquel entonces no es como ahora. Ah, jacket potato es patata al horno con mantequilla, queso y el relleno que quieras.

El cocinero me trata como si fuese su hijo. No me ve como a un futbolista, sino como a un chico viviendo un sueño.

15h Si no tengo que hacer ninguna gestión bancaria o compra, voy con el Tin Delgado y su primo Kleber Chala a tomar un café al West Quay (centro comercial), al Costa Coffee, para ser más preciso. Allí hay sofás y puedes quedarte el tiempo que quieras. Muchas veces quedamos con amigos ingleses y hasta las 17h no se mueve nadie.

Charles Chaplin

Nunca pierdo la ocasión de comprar películas y Dvd´s en HMV a pesar de ser socio de un videoclub.

Durante los dos primeros meses venía una profesora de inglés a casa pero me era imposible aprender en casa , así que decidimos que yo aprenda saliendo a la calle, sin más profesora que la supervivencia.

Afternoon

17:30h Es hora de volver a casa, ya es e noche. Me conecto a Internet cada día, y si encuentro a alguien en el Messenger le doy bola.

Paso muchas horas en la cocina.

Entre una cosa y otra voy mirando recetas para empezar a prepararme la cena a eso de las 18:30h. Cuando ya lo tengo claro voy al videoclub a buscar una película, aunque si hace mucho frío me pongo a leer algún libro en inglés y cuando me canso juego al GTA 3. El primer libro en inglés que me acabé fue A child called It de Dave Pelzer. Me sentí muy orgulloso de mí.

Night

21h El día se acaba pronto en UK, ya he cenado y estoy duchado. Poco me queda por hacer. Alguna llamada, pero si no fuese por la Playstation…

Esto es un día normal en la Premier League Southampton, las noches son otra historia… 😉

Jacinto Elá Eyene, Southampton , cualquier día de 2001/02/03,/04.

Leer entrada anterior
Un futbolista lo es para siempre

  Murakami publicó su primera novela con 33 años. Hoy con más Leer más

Cerrar