Qué añoran los futbolistas al retirarse

Yo he sido futbolista durante mucho tiempo, aunque no el que se esperaba de un jugador con mi proyección. No me costó mucho dejarlo.

No es una decisión que se toma de un día para otro ni aun estando lesionado de gravedad -ningún jugador quiere retirarse fuera del terreno de juego-. Pero para mí fue algo tan natural como llegar a los 90 años sin temer a la muerte.

A medida que se avanza en la carrera, sin necesidad de un psicólogo -aunque lo recomiendo-, el cerebro se prepara para la retirada.

Qué no añoro de ser futbolista

  • Tener molestias físicas a diario. Yo lo vivía con normalidad… Hasta que dejé de jugar y descubrí que se puede vivir sin tanto dolor.
  • Las decepciones. No conseguir todos los objetivos me ha ayudado a lidiar con la frustración y superarme.
  • El cortoplacismo. Competir cada semana es adictivo, pero ser juzgado cada semana hace vulnerable al jugador a la persona. Se puede pasar de héroe a villano en un abrir y cerrar de ojos.
  • Las despedidas. No añoro despedirme de mis compañeros cada año sin conocerlos realmente.
  • La desidia. Ser pareja de un futbolista no es fácil para una persona muy activa. Cuando no entrena, el futbolista descansa. Dejando de hacer cosas tan sencillas como pasear.

La clave de no sufrir con la retirada es encontrar la pasión en otros terrenos.

Qué echo de menos de ser futbolista

  • Los abrazos de gol: son los abrazos más espontáneos que he vivido, solo comparables a los de los propios hijos cuando son niños.
  • El fuerte sentimiento de pertenencia a un grupo. Cuando todo ha ido bien siempre ha sido por la unidad del grupo.
  • Jugar. Por muy tensa que fuese la situación todo se arreglaba jugando.
  • El reconocimiento instantáneo. No hace falta ganar una Champions League para ser felicitado. Basta con una buena actuación.
  • Ponerme pantalones cortos en invierno y no parecer un loco. Llevar pantalones cortos es continuar siendo niños

Lo más gracioso es que la mayoría de los recuerdos que almacenamos son falsos. Creados por nostros mismos.

Pero este no es un caso excepcional. Los neurocientíficos dicen que muchos de nuestros recuerdos cotidianos están falsamente reconstruidos porque nuestra visión del mundo cambia constantemente.

Falsos recuerdos (BBC)

Cuando algunos exjugadores me dicen que echan de menos la rutina me río. Son los mismos que se quejaban de la montonía de los entrenos, los viajes en autocar, hoteles, mudanzas…

¿Que añoran los futbolistas realmente?

Los futbolistas añoran volver a la juventud sabiendo lo que saben en la actualidad, y eso no es posible. Para saber lo que sabes has de pasar lo que has pasado.

El consuelo que tenemos es que podemos escuchar a los ancianos y aprender cuando explican de qué se arrepienten o qué hubiesen disfrutado más.

Hay una anécdota que se cuenta habitualmente en las conferencias, que dice que la gran mayoría de personas, a las puertas de la muerte, cuando se les preguntaba qué hubieran hecho diferente contestan que se habrían arriesgado más.

Hagamos cosas en el presente con la intención de no arrepentirnos en un futuro por no hacerlas.

La incertidumbre te obliga a guardar cierta prudencia en cuanto al riesgo se refiere, aunque a la hora de la verdad, el día de mañana no es tan malo como lo imaginamos — Dice el subdirector de Triodos Bank, Joan Melé, en su mítica conferencia Dinero y conciencia.

El día de mañana no es tan malo como lo imaginamos

Joan Melé, Triodos Bank

Si hay algo que nos gusta a los futbolistas es hacer que sentir a los aficionados, nos hace sentir vivos. Pero tengo buenas noticias:

Hay vida después de ser futbolista.