El principal motivo para ser futbolista profesional

El principal motivo para ser futbolista profesional

Cuando era niño empecé a soñar con ser futbolista profesional para jugar mundiales, para ser famoso, para ganar dinero… para no trabajar.

A medida que fui avanzando en mi carrera dentro del fútbol base profesional, fui olvidando mis pretensiones a largo plazo y me fui centrando en luchar por ser titular el domingo. No un domingo, sino todos los domingos. Entrenaba para ganarme la posibilidad de poder disfrutar de confianza y desarrollar mi juego sin más presión que la que me hacía ser más competitivo.

Cuando digo confianza me refiero a poder tener margen para fallar sabiendo que un error no me va condenar al banquillo. Eso es la confianza. Todo lo demás es un ultimátum (presión). Sin confianza uno tiende a realizar acciones con mucho miedo. Solo aquellos que sienten el respaldo del cuerpo técnico… y los genios.

He jugado con genios a los que les daba igual hace una genialidad saliendo de titular que de suplente. Los genios solo saben hacer brillante. Pero eso no quiere decir que no sientan la presión, porque la sienten, pero hay genios que no han nacido para vivir en una lámpara. Este tipo de jugador necesita un extra de confianza para sacar su potencial. Pero el resultadismo no es amigo del talento.

La presión es buena. Clic para tuitear

Cada cual busca un estímulo para seguir adelante, pero la mayoría de jugadores que conozco lo que más desean es comprarle una cada a sus padres. Ni Mundiales ni Champions, el mayor premio es devolver el sacrificio a los progenitores.

Cuando te preguntes por qué juega un jugador, aunque no lo diga, es porque quiere comprar una casa a sus padres.

Leer más
Un mono de neopreno para un futbolista lesionado que no sabía nadar

Cuando dejé de estar a las órdenes del equipo del Doctor Cugat, me sometí a los métodos de los médicos del Southampton....

Cerrar