¿Por qué son tan pesados los runners y los vegetarianos?

Todo el mundo se ha encontrado alguna vez con un aficionado a participar en carreras populares o a hacer 2000 kilómetros semanales. No hace falta sacar el tema, ellos mismos te dicen que corren, qué calzado utilizan, qué comen. Incluso te ponen al día de sus tiempos, “hago el kilómetro en 4 minutos 33 segundos”. No sé si es mucho o poco, pero digo, “está muy bien”.

Les dejo hablar porque soy escritor y me gusta escuchar a la gente. Siempre se aprende algo de los demás, todo el mundo tiene algo que contar, incluso una cajera de supermercado de las que nunca sonríe. .

Otros que tampoco pierden la oportunidad de hablar “de lo suyo” son los vegetarianos. Les preguntas la hora y te responden: “¿Sabes que no como carne?”. Incluso te pueden hacer sentir como un asesino.

A mí me gustan las verduras, pero no tengo problemas con la carne. Aunque respeto a los animales, dejar de comerlos no entra en mis planes. Sin embargo, también me gusta hablar de recetas con los vegetarianos y veganos. Me abren nuevos puntos de vista respecto a la cocina, lo que equivale a ser más creativo en los fogones. (Aunque el término “hamburguesa vegetal” carece de creatividad).

Hasta hace un tiempo no me di cuenta que cada vez que puedo -según mi amigo el pintor Julio Arriaga– digo que no tengo tele. La gente me pregunta si no me aburro, dan por hecho que no tengo conexión a Internet. Lo primero que se le ocurre a la gente cuando dices que no tienes tele es que rechazas el uso de la tecnología. Que vives una cueva o algo así. Los curioso es que cuando viajé a Túnez hace unos años, visitamos una cueva habitada por una familia, sin querer descubrimos que, bajo una sábana, tenían una tele. Las pobre familia tenía que simular vivir en la época de las cavernas para satisfacer a los turistas occidentales. 

Julio Arriaga

Mi pareja lleva tiempo acumulando aparatos de gimnasia de Decathlon para ejercitarse en casa. La verdad es que no ha sido muy constante con ninguno de ellos… En estos últimos meses, es cuando más regular ha sido. Desde que hace ejercicio se la nota con más energía para afrontar los días, de mejor humor. Ella me ha recomendado utilizar cada uno de sus aparatos. Yo le daba largas con la mayoría de ellos porque siempre he creído que para hacer ejercicio a nivel amateur no es necesario vaciar el Decathlon. Pero sí que utilizo las cuerdas para saltar a la comba y las mancuernas para dar forma a mis brazos. Y no me arrepiento. 

Pues hace unos días me he dado cuenta de porqué somos tan pesados hablando de lo nuestro, los runners, los vegetarianos y los “sin tele”: porque nos hace sentir bien. Es prácticamente inevitable compartir actividades y prácticas que nos hacen a bien, básicamente porque queremos que otros también lo disfruten. Es por generosidad. Personalmente opino que no ver la tele es beneficioso para la salud mental, y me gustaría que más gente en mi entorno disfrutase de la ausencia de la caja tonta.

¿Y tú qué recomiendas?

 If you don’t stand for something, you’ll fall for anything. – Michael Evans

Soy autor de dos libros FÚTBOL B y ULISES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.