Saltar al contenido

¿Para quién es este fútbol?

marzo 11, 2021

No soy nostálgico

No soy precisamente un nostálgico. De hecho, intenté ver Cobra Kai y no me pasó como a muchos de mi generación que dicen haber vuelto a la adolescencia. A mí me parece una parodia. Pero si lo comparamos con El rey de Zamunda es una obra maestra. Para que te hagas una idea: es como un partido de leyendas.

El rey de Zamunda es como un partido de leyendas. El presente solo es una certificación de que hubieron tiempos mejores.

No soy el único que cree que la película de Eddie Murphy es una manera pésima de perder el tiempo. Esto me tranquiliza y no me siento tan hater. Incluso el propio Eddie Murphy piensa como yo. 👇🏽

Eddie Murphy

Mi animadversión hacia las películas de Eddie Murphy no viene de su última película. Hubo una película que me marcó negativamente: Dr. Dolittle. La vi cuando todavía era futbolista. Era una etapa gris en la que me gustaba ver películas de humor para animarme, pero con esta película me ocurrió lo contrario. Me pareció un insulto. Me deprimió. No tenía ni gracia, ni guión. Un veterinario que hablaba con animales. Cualquier película de Adam Sandler saca más partido un disparate por el estilo.

El fútbol de antes no era mejor, pero este tampoco

Como has visto no soy nostálgico. ¿Y por qué digo esto? Pues para criticar el nuevo arbitraje que libera a los árbitros de tomar decisiones a modo personal. El VAR está cumpliendo la misma función que los GPS: evitar pensar.

No digo que el fútbol era mejor antes, solo que no todas las novedades son buenas. El colmo ha sido ver cómo se señalan penaltis por contactos propios de lugares con mucho tráfico de personas. Por ejemplo el penalti señalado a Lenglet en el duelo entre el FC Barcelona y el PSG.

En una jugada donde no hay agresión ni opción de remate, el árbitro señala penalti y amarilla. Es normal que en espacios reducidos los jugadores tengan contacto.

No todos los contactos son faltas, al igual que no todos los conocidos son amigos (sentido común).

Los árbitros viven más cómodos depositando la responsabilidad de una máquina (manejada por humanos). Es como si chocas con una pared mientras conduces siguiendo las indicaciones del GPS.

¿Pero no has visto el muro? Es que estaba siguiendo las indicaciones de Alexa.

El fútbol está sufriendo una transformación que lo está convirtiendo en un despropósito. En busca de una perfección impropia de un deporte imprevisible, han matado la pasión. Y todo esto ha surgido en un momento propicio ya que los estadios están vacíos. Con público, éstos podrían comprobar en tiempo real las decisiones del VAR. Aunque no cambiaría nada más que el aumento del desapego de gran parte de los aficionados de toda la vida, que son los que pagan los abonos.

Los organismos futbolísticos se están enfocando en captar la atención del público más joven, cuando en realidad este público no paga por ver fútbol aunque les pongas a Ibai Llanos narrando partidos.

Entonces, ¿para quién es este fútbol?

Leer entrada anterior
El partido del suplente empieza antes de saltar al césped

Toda la vida he escuchado cómo se ha criticado a los jugadores Leer más

Cerrar