Saltar al contenido

¿Neymar gordo?

septiembre 10, 2021

Desde el inicio de la temporada 2020 2021, Neymar ha estado en el ojo del huracán porque muchos medios, y sobre todo muchos aficionados, le acusan de estar fuera de forma. La realidad es que después de haber jugado la Copa América es normal que no esté fuera de forma porque ha tenido una pretemporada atípica. 

Pero al margen de eso, se le acusa últimamente cada año de estar gordo. Creo que eso es debido a que en la actualidad los futbolistas están muy definidos físicamente. Se les marcan mucho las abdominales y los bíceps, pero Neymar nunca ha sido un jugador que tenga las abdominales súper marcadas. Si ha tenido abdominales marcadas ha sido porque es delgado.  

No creo que sea un jugador al que se le pueda llamar gordito. Estar fuera de forma ya es otra cosa, pero la forma se recupera jugando partidos. 

Me ha llamado la atención que se queje de que en redes sociales le van faltando el respeto con este asunto. Y tiene razón, pero creo que cuando tiene 30 años y la experiencia de casi 15 años como profesional, debería conocer más cómo funcionan las redes sociales. 

Generación Z

Especialmente un joven perteneciente a la Generación Z. Es hijo de las redes sociales, que solo han endiosado y ayudado en la expansión de su marca, su visibilidad y al engrandecimiento de su nombre. 

Y con esto no estoy diciendo que todo el mundo tenga derecho a opinar, aunque no a insultar, pero hay cosas que uno no puede controlar. 

¡Ojalá pudiéramos parar todo el mal que hay en el mundo! ¡Ojalá que todo el mal que hay en el mundo fuesen las descalificaciones en redes sociales! 

Estamos hablando de un mundo en el que hay guerras; de un mundo donde hay personas que huyen a otros países para buscarse la vida; de un mundo donde hay trabajadores que ganan lo justo para pasar el mes. 

Y alguno me puede acusar de demagogia, pero yo lo llamo relativismo. 

Y preocuparse por lo que digan una parte de los aficionados al fútbol me parece no aceptar que a todo el mundo no le puedes gustar. Estoy seguro de que Neymar tiene muchos más seguidores que detractores. 

No es una cosa exclusivamente de Neymar, nos pasa a todos. Tú escribes un tweet o subes una foto a Instagram, puedes tener cuarenta comentarios positivos y uno negativo, que dice “que feo que estás”. Lo más probable es que te afecte ese comentario negativo y probablemente sea el primero que contestes. 

Eso es ego. 

Tenemos que aceptar que el mundo es como es, y que hay gente a la que no le vamos a gustar, gente que necesita expresar lo que no le gusta. Hay que aceptarlo. No te puedes pelear contra el mundo. 

Pero más que aceptarlo, hay que ignorarlos. Yo mismo tengo una cuenta grande en TikTok con más de trescientos mil seguidores. Sé que hay comentarios negativos, pero la gran mayoría son positivos.

¿Qué hago? Pasó de las descalificaciones, los bloqueo o borro el comentario en cuestión. Alguno me puede llamar censor. No soy censor, es mi perfil y hay cosas que no me gusta leer. 

Utilizo a mi favor la teoría de las ventanas rotas:  

La teoría de las ventanas rotas surgió a partir de un experimento de psicología social llevado a cabo por Philip Zimbardo, en 1969. Para ello, dispondría de dos coches en perfecto estado de idéntico color, marca y modelo en dos puntos diferentes: el Bronx (barrio neoyorquino con muy pocos recursos conocido por altos índices de delincuencia, especialmente en aquella época) y Palo Alto (área rica californiana con poca delincuencia). Una vez allí les arrancaría las placas de la matrícula y dejaría las puertas abiertas, con el propósito de observar qué sucedía. 

Inicialmente, el comportamiento observado en ambos varios fue diferente. El coche aparcado en el Bronx fue rápidamente desvalijado, quedando dicho coche prácticamente destrozado en pocos días. Por contra, el coche aparcado en Palo Alto permaneció incólume durante una semana. 

Sin embargo, el experimento continuaba: pasado ese tiempo Zimbardo decidió atacar el vehículo y causarle algunos daños, entre ellos la ruptura de una de sus ventanas, y posteriormente se retiró a observar. A partir de ese momento, viendo indicios claros de abandono del vehículo, los vecinos de Palo Alto tuvieron el mismo comportamiento para con el coche que los del Bronx: lo saquearon y destrozaron.  

En la medida de lo posible borró los insultos y las faltas de respeto para evitar que otros se animen a imitar ese comportamiento ofensivo. pero entiendo que un personaje tan popular como Neymar no pueda dedicarse a hacerlo, por lo que creo que es más conveniente no leer ni los diarios ni lo que se escribe acerca de él en redes sociales. 

Tiene que empezar a entenderse a sí mismo y saber cuándo está bien y cuando está mal o pedir feedback a sus preparadores físicos, a su entrenador o familiares y amigos. Uno no puede depender de lo que opine la gente –ni para bien ni para mal-, porque tienen información muy limitada. Del jugador solo sabemos lo que nos llega de los medios. 

Entonces la gente ve que ha engordado y no saben por qué, pero dicen que ha estado todo el día de fiesta, a lo mejor ha tenido depresión (que es compatible con ir de fiesta). 

Solo quería decir esto sobre el tema de Neymar. Y si Neymar se ofende, que le llamen gordo teniendo ese físico, debería acudir a un psicólogo. 

Leer entrada anterior
La adicción a los somníferos de los futbolistas profesionales

Leyendo un artículo en la web de la prestigiosa revista británica The Leer más

Cerrar