Saltar al contenido

Carta abierta a Sergi Darder

diciembre 16, 2019

Querido Sergi,

Te escribo esta carta porque en el partido contra el Betis volviste a tocar la excelencia futbolística durante varios minutos del encuentro. En el global estuviste más que notable.

Por momentos me recordaste a uno de los mejores jugadores que he visto en la cantera del Espanyol: Raúl Vates.

Raúl Vates. Lo tenía todo para triunfar. Era un jugador extraordinario.

Manel Casanovas, el mejor coordinador del futbol base del Espanyol

Raúl Vates fue la espina que siempre tuvo clavada nuestro querido Manel Casanovas. Siempre dijo que se quedó con las ganas de no verle triunfar en el primer equipo.

El control y la conducción en la jugada de tu gol fue una acción que podría haber firmado el mismo Raúl Vates. Pasos cortos, muchos toques, aceleración invisible. (Los defensas lo odian 😅).

Pero antes de que marcaras el gol -antes del partido contra el Betis- ya destaqué en antena (SER Catalunya/MogutsRCDE) la cantidad de balones recuperados directa e indirectamente gracias a tu buena lectura de la presión.

Para mí fueron tus acciones más importantes en el partido porque robabas y activabas jugadas de ataque con una simplicidad que solo aprecian los más meticulosos (o sea, yo 😂😂😂). Y lo mejor, es que no lo hiciste solo una vez.

Tu gol fue un golazo.

Para mí marcar un golazo no significa haber hecho un partidazo. Fue una acción brillante. Pero la repetición de acciones brillantes y efectivas es lo que yo considero hacer un buen partido. Y eso lo hiciste durante muchas fases del encuentro.

Desde hace unas 5 o 6 semanas, te veo mucho más rápido físicamente y mentalmente.

Tu vulnerabilidad es tu fuerza

En muchas entrevistas has dado a entender que tu debilidad es el cambio de estados de ánimo. Que necesitas autoconfianza para rendir bien. Básicamente como la gran mayoría de personas, pero la diferencia es que tú eres consciente de ello y te preocupas por la parte psicológica.

No lo escondes. Eso te va a salvar. Todos somos vulnerables en algunos aspectos de nuestra vida. Solo que muchas personas tratamos de esconderlo hasta que nos explota.


Un detalle que me llamó la atención

En el post partido hablaste para los medios a pie de campo. Me fijé en unos detalles que me parecieron dignos de destacar:

  • Mirabas a los ojos de la periodista mientras te hacía la pregunta.
  • Escuchabas con atención.
  • Contestaste sin vaguedades y simplificando el mensaje, pero respetando el oyente y a la periodista.
Estudios Cadena SER

Sergi Darder es fútbol, y el fútbol son estados de ánimo.

Raúl Vates también necesitaba sentirse con confianza para sacar a relucir su talento. A diferencia de ti, él no mostraba exteriormente sus estados de ánimo. Jugador con buen carácter y mucho talento. Pero no se sabía cuándo estaba enfadado porque siempre parecía contento, satisfecho. Sin embargo era un jugador mucho más ambicioso de lo que aparentaba.

Raúl Vates

Pero en estos últimos partidos -dejando al margen los resultados- estás encontrando el equilibrio entre la frustración y la ilusión. Si a todo esto consigues sumarle la paciencia, los resultados llegarán.

Imagino que ya estás acostumbrado a vivir con el peso desequilibrado del talento. Pero el hecho de que hayas conseguido desarrollar otras cualidades menos vistosas te hace un jugador mucho más fiable. Más completo.

Se te ve disfrutar presionando

Cuando llegó Machín corrías mucho en la presión, parecías desaprovechado porque hacías esfuerzos de más. Ahora haces los mismos esfuerzos pero en la dirección correcta. Incluso se te ve disfrutar en la presión. Sé cómo es esa sensación.

Borja iglesias me dijo que tienes un talento descomunal, pero que te exiges demasiado. No dejes de exigirte, pero no te castigues.

He de reconocer que me sorprende tu regularidad en momentos como este, porque creía que eras un jugador que, en situaciones tan complicadas como las que atraviesa el equipo, entrarías en caos. Además, no eres de los que se esconden, porque te gusta jugar.

Bueno, no sé cómo acabar la carta… Ahora mismo me viene a la cabeza una frase de Mascherano en una entrevista que te vendría como anillo al dedo: “Sufro el fútbol”.

Yo sufro el fútbol, no lo disfruto. No soy de aquellos que se divierten durante los 90 minutos”

Javier Mascherano en la revista Panenka

No te lo tomes como algo personal, simplemente, que al verte hacer la jugada del gol contra el Betis me acordé de Raúl Vates.

Leer entrada anterior
Carta abierta a Borja Iglesias

Querido Borja, Te escribo esta carta para que sepas que Barcelona es Leer más

Cerrar