Saltar al contenido

Carta abierta a Ildefons Lima

diciembre 4, 2019

Querido Ilde,

Te escribo esta carta para felicitarte por tu gran hazaña batiendo el récord de temporadas jugando a nivel internacional, 22. Más que nada porque tampoco eres tan mayor; bueno, sí, pero no. Casi 40 y sigues jugando. Brutal.

Récord Guiness

Estaba tan acostumbrado a entrenar contigo, con Toni Soldevilla y Pedro Nieto que las patadas de los domingos eran vacaciones.

Cuando compartimos vestuario en el Espanyol B no daba la sensación de que te gustara tanto el fútbol. Al menos a mí no me lo parecía; me dabas unas patadas que hacían que los partidos de liga parecerían pachangas. En mi etapa en el filial estaba tan acostumbrado a entrenar contigo, con Xavi Pelegrí, Toni Soldevilla, Pedro Nieto que las patadas de los domingos eran vacaciones.

Pero nunca eran con mala fe. No me lo tomaba como algo personal, era fútbol, todos teníamos hambre. Y eso nos alimentaba.

Con Paco Flores jugaste poco a pesar de ser uno de los jugadores más profesionales de la plantilla. Ser suplente en un equipo de Paco Flores era desesperanzador. Y más si el equipo funcionaba bien. Estoy seguro de que para él fue doloroso no ponerte. El hecho de que te pusiera el mote de El Empeine Andorrano es una muestra de cariño (quiero pensar).

Muchos se han bajado del fútbol por reveses más leves.

He buscado los datos y según Wikipedia solo jugaste un partido de liga con el filial. Me parece muy poco. Si los datos son ciertos tu carrera me parece más grande todavía. Superar un año tan duro a esa edad no debe ser fácil; muchos se bajaron -nos bajamos- del fútbol por reveses más leves.

Aún así no bajaste los brazos en ningún momento, al menos no delante nuestro -el futbolista sabe que lo de llorar en solitario es parte de la profesión-. Contigo la intensidad era innegociable. Entrenabas como si fueses a jugar la semifinal de Champions cada semana. Cuanto más duro entrenabas, más injusta era tu situación.

Eres un cascarrabias, pero no un cabrón.

Honras al juego

Me hace gracia cuando escucho cómo se criminaliza una manera de jugar en particular, por ejemplo a los jugadores, o el juego, defensivamente intensos. Cuando en realidad todo el mundo quiere tener en su equipo jugadores intensos que defiendan fuerte.

Yo mismo pensaba que honrar el juego era hacer “jogo bonito”, toques sutiles y acciones por el estilo. Pero era un pipiolo, venía mal acostumbrado de no parar de ganar desde los 13 años.

Con el tiempo entendí que honrar al juego es dar lo máximo de uno mismo. Ser duro con el rival, pero noble. Dar lo mejor de sí mismo independientemente de la calidad de cada uno.

Todo esto lo aprendí cuando estuve en Inglaterra; por muy bueno que seas, si no eres intenso, estás muerto. Quien dice intenso, dice constante.

Te deberían rebautizar como Ildefons Lima Solà i Constància


3 recuerdos juntos

El primer recuerdo es de un partido contra el Horta en el que perdimos 3-2. Jugaste titular después de muchos partidos pero, posiblemente, eras el que estaba más enfadado de todos tras la derrota. Siempre te ha fastidiado perder mucho. Ese año ascendimos a Segunda B.

El segundo recuerdo es tras la cena de final de temporada con el Espanyol B, como no tenía coche, me llevaste a casa en tu Golf gris con matrícula de Andorra. Me dejaste en la Avenida Carlos III. En el coche hablamos de bastantes cosas y me dijiste una cosa: “si mejoras el tiro serás imparable”.

Durante toda mi carrera tuve presente ese comentario a la hora de mejorar ese aspecto de mi juego. No me convertí en un gran tirador, pero lo intenté.

El tercer recuerdo es cuando llegaste al Alavés de prueba en plena pretemporada. Me hizo mucha ilusión verte. Habían pasado 5 años y ambos habíamos añadido equipos y experiencia a nuestras carreras.

Cuando te encuentras en un equipo nuevo con un compañero de la etapa de formación, después de años sin veros, tienes la sensación de reencontrarte con una especie de hermanoide.

Cabeza de ratón, corazón de león.

En el año 2000 nadie habría imaginado que ibas a tener una carrera tan dilatada y rica a lo largo de 6 países: España, Andorra, Grecia, México, Suiza e Italia. 22 años internacional con Andorra.

Se dice pronto.

Tu fórmula la puede aplicar cualquiera que quiera tomarse en serio la profesión: no rendirse.

Pero esa es la pequeña gran diferencia entre aspirar a soñar o lamentarse. Yo mismo lo dejé con 26 años. Y mira que pude tener una carrera mejorable a a nivel de selección.

Guinea Ecuatorial es también un país pequeño que estaba empezando a crear una estructura para la selección. Pero fui unas cuantas veces y no encontré mi papel.

De haber encontrado mi lugar en la selección de Guinea Ecuatorial habría alargado mi carrera. Pero en ningún momento de mis últimos 2 años de carrera me vi capaz de honrar al juego como me habría gustado.

Victoria frente a Turquía

Eso es lo que admiro de ti. Tu perseverancia y compromiso con el pequeño gran proyecto de Andorra. Antes de la primera victoria digeristeis una derrota tras otra, y aun sabiendo que teníais todos los números para perder, soñabais con la victoria.

Nuestros rivales disparan con Kalashnikov, nosotros con pistolas de agua.

Ildefons Lima – Revista Panenka

Y llegaron las victorias. Cada victoria de Andorra la he sentido como propia porque, de alguna manera, era lo que debía estar haciendo yo con la selección de Guinea Ecuatorial.

Cabeza de ratón vale más que cola de león cuando se es todo corazón.

Leer entrada anterior
Carta abierta a Pablo Machín

Querido Pablo Machín, Te escribo esta carta para saber cómo te encuentras Leer más

Cerrar